jueves, 30 de septiembre de 2010

Atardecer en tres capítulos y un epílogo (I)

Desde donde vivo es realmente fácil. Si hay unas cuantas nubes y estás en casa en ese momento, puedes fotografiar unos atardeceres estupendos entre mediados de verano y principio del otoño. Os voy a enseñar uno de ellos en tres capítulos, con tres fotos del mismo día tomadas con minutos de diferencia, y un epílogo con otro casi un mes después que pillé por pura casualidad.

21 comentarios :

  1. Realmente maravilloso!!!! Felicitaciones
    Recibe un fraternal abrazo desde Chile

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidad J.Carlos,
    Tu tambien tienes un balcón privilegiado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan Carlos, que suerte vivir en un lugar donde puedes disfrutar de estos atardeceres.

    Estare pendiente del resto para ver las diferencias.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  4. Um encanto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tocallo te ha quedado la imagen impresionante, menuda puesta de sol.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un lujo de vistas, cada atardecer es único... un romance para nuestras miradas.

    ¡Preciosa fotografía e instante!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy buen comienzo de serie. Tú tienes los amaneceres y atardeceres, yo sólo los amaneceres. Esperaremos el resto de la secuencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Fantástico atardecer, con esa lustrosa gama de reflejos orbitados en tres capas, con sus tonos regios y cálidos.

    UN abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  9. Gracias.

    Nunca había tenido tantos comentarios tan rápido lo que me hace pensar que esta vez he acertado con la foto como pocas veces. Incluso veo gente que no recuerdo hayan comentado antes.

    Como digo en el texto de la entrada tengo la suerte de estos atardeceres desde mediados de verano hasta mediados de otoño aunque incluso desde finales de la primavera son posibles pero las nubes no son tan habituales.

    En contra de lo que dice Manolo los amaneceres no me son tan favorables como él cree por la alineación de los edificios pero en las fechas cercanas al solsticio de verano alguna se puede hacer.

    Los colores, por no dejar de ser típicos del momento, se hacen intensos y duraderos gracias al horizonte tan bajo que aparentan desde aquí las montañas (de entre 1.400 y 1.700 m. aunque bastante lejanas).

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  10. Caray Juan Carlos si que es una preciosidad!!!

    Esto de vivir en un lugar desde donde la naturaleza nos pueda dar regalos como este y poder disfrutarlos es un lujo :)

    Te ha quedado fantastica, los rayos que salen de detras de las nubes son parte de la magia de estos momentos y los has atrapado con habilidad, la intensidad del rojo anaranjado... es muy bonita, mucho mucho.

    Bicos

    ResponderEliminar
  11. Los atardeceres con nubes nunca son iguales.Buena la primera toma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias.

    Merce, es lo que tiene vivir en un edificio alto, con vistas a los dos lados, y estar además en la zona más alta de Béjar, con lo cual se asegura uno bonitos paisajes desde el balcón.

    Jesús, cierto nunca son iguales pero atraen como imanes la mirada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La serie empieza bien. Un atardecer rojo precioso.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Henar. Como tú conoces el sitio no hace falta que explique la cantidad de atardeceres que se pueden fotografiar desde aquí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. y que colores tan calidos e intensos, me gusta la lucha del sol que no quiere acabar de irse tapado por la nube. yo no tengo la suerte tan limpia de edificios asi q no veras en mi blog fotos parecidas, pero esta a mí me gusta mucho. abrazos

    ResponderEliminar
  16. Gracias Ripley. Me alegro de que te guste. El domingo la siguiente, espero que las disfrutes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  17. Magníficas tonalidades. Supongo que la serie no hará más que incrementar el disfrute.

    Saludos

    CR LMA
    ________________________________

    ResponderEliminar
  18. Gracias Ñoco. Efectivamente, tu lo has dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me quedo con esta :) Afortunado de poder vivir contemplando atardeceres. Alimento para el espíritu.
    Ese festón o puntilla por encima de las nubes, arriba, con el sol atisbando, abajo, y los rayos que quieren salir a cantar la alegría de ese atardecer me arroba el alma. Gracias por esta contemplación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gracias a ti Haideé por venir aquí. Esta primera y el epílogo que saldrá el jueves son, para mi, las dos mejores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar