A partir del 9-11-2017 este blog quedará inactivo aunque puedes seguir visitando entradas anteriores. Puedes seguirme en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces más abajo).

domingo, 15 de enero de 2012

Entramos en la Catedral

Entramos y no os voy a enseñar demasiado, porque es de sobra conocida por sus vidrieras, por el coro, por el altar... Lo malo es que estos dos últimos tienen unos "bonitos" cristales que entorpecen el hacer fotos. Así que os traigo un par de vidrieras, el rosetón sobre la entrada principal y una parte de otra que me llamó la atención por la cara de enfado de uno de los obispos y la de aparente aburrimiento del otro, y un detalle en los pórticos de entrada.

11 comentarios :

  1. Ahora veo que la fama que tiene es muy merecida. Esas vidrieras ya merecen un viaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El roseton es una pasada...esa vidrera que has puesto es muy bonita...tiene magia..y la segunda es que la cara lo dice todo..jeje....la ultima me gusta mucho sus detalles y sus formas..es un gran trabajo de artesania....es normal que esa catedral tenga tanta fama....posee grandes joyas arquitectonicas que solo por sus grabados y detalles ya merece la pena visitarla...un abrazo juan carlos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  3. A saber como estaba el ánimo de los modelos para poner esa cara. Lo mismo eran obreros de los que construían la catedral y me da que los salarios y condiciones no serían muy buenas. Nos vamos a enterar, porque parece que vamos camino de volver a estar como ellos.
    Las vidrieras siempre merecen la visita y la foto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias.

    Sopalajo, lo cierto es que es a lo que todo el mundo hace fotos y la mayoría de las veces se olvidan de mirar a la altura del suelo, que también hay cosas interesantes.

    Bird, tiene algunas esculturas que sorprenden. No todas las pude fotografiar o si lo hice salió de pena. El rosetón es lo que atrae a todo el mundo, aunque tiene su dificultad a causa de los andamios.

    Manolo, al paso que vamos todo puede pasar, será cuestión de irnos preparando, por si acaso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como te han dicho tiene bien merecido una visita, son preciosas. Si que es verdad que de vez en cuando también hay que mirar arriba.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado volver a verlas aquí!! Cuando les da el sol a mediodía...es impresionante.
    El rosetón es una maravilla. Enfado?... eso es mala leche, y perdón por la expresión pero me ha salido así :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias.

    Ana, como decía arriba y no tan arriba. A veces las vidrieras nos llenan tanto la vista que no nos fijamos en otros detalles más abajo.

    Laura, pues sería mediodía más o menos cuando las hice. Cuidado, cuidado que con la iglesia hemos topado...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Son chulas las vidrieras, ¿eh? Te quedaron de lujo!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Mariluz. Costó lo suyo y salieron en condiciones más bien poquitas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La Catedral es una gozada (todo Leon es una gozada). Lo que se siente estando dentro no se que es pero podría ser la suma de tanta fe que ha pasado por ella. Las fotos magnificas. Aunque cuando yo estuve, si no recuerdo mal, no me dejaron tomar fotografías.

    Que sigas disfrutando por muchos años de la fotografía.

    FotoMoto. Guillermo.
    http://fotomotoeljohnwayne.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Gracias Guillermo. Efectivamente todo León es fantástico y la catedral es lo que más sobresale, y no solo en tamaño. La sensación de grandiosidad, de sentimientos cruzados a través de ella, siempre llega, aunque se sea agnóstico. ¡Ah! Digamos que con lo de las fotos eran permisivos...

    Espero seguir disfrutando de esta afición todo lo que pueda.

    Saludos.

    ResponderEliminar