A partir del 9-11-2017 este blog quedará inactivo aunque puedes seguir visitando entradas anteriores. Puedes seguirme en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces más abajo).

martes, 19 de febrero de 2013

Escenas rurales (I)


Nota: Se reduce la publicación a dos entradas semanales, martes y viernes. Puede haber, eso sí, entradas extraordinarias otros días (probablemente algún domingo que otro) dependiendo de las series que vaya haciendo.

14 comentarios :

  1. que bonita Juan Carlos, bucólica a mas no poder. no parecian muy preocupadas por tu presencia, por otro lado tan acostumbradas al hombre. una foto preciosa

    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Bonita escena pastoril, Juan Carlos, muy relajante el momento campestre que has captado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias.

    Ripley, no te creas que es fácil, si están demasiado cerca cogen, echan a correr y se ponen a mirar para el lado contrario. Llegué con traquilidad hasta el borde del prado, me situé en el muro durante medio minuto sin moverme y, cuando cogieron confianza, hice la foto.

    Jesús, la pena es el fondo de la izquierda, las casetas de piedra pura ya no abundan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como te dice Jesús muy relajante.Que bien viven...estas no tienen ninguna preocupación:))Esas casetas ya pasaron a la historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias Laura. Hay veces que viene bien, en medio de tanto ajetreo, prisas, estrés, etc., darse un buen paseo. Unos prefieren ciudad, otros campo, otros, sencillamente lo que les pilla más cerca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Juan Carlos, la negra ya te estaba mirando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Abi. La negra fue la primera en darse cuenta de que el intruso estaba al borde del prado. Había que hacer la foto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Traes un poco de aroma a pueblo y eso es de agradecer Juan Carlos, que por aquí, por los Madriles uno se harta de tanto humo y contaminación.

    Es normal que reduzcas entradas, yo ahí ando, también entre 2 y 3 a la semana, tampoco me preocupa gran cosa, es cuestión de seleccionar y por otra parte deja más tiempo para salir a fotografiar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Esos campos verdes, casi más propios de Escocia o de Irlanda, son muy agradecidos para las fotos invernales y primaverales. Los efectos del cielo azul y el contraste con el verde suelen quedar estupendos y sin hay un motivo concreto, humano o animal, pues mucho mejor.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias.

    Ángel, de vez en cuando hay que salir del asfalto y que mejor que un paseo de estos. Lo bueno es que los que, a pesar de vivir en un pueblo grande con demasiado asfalto, lo tenemos cerca, casi no nos cuesta esfuerzo. Lo de reducir entradas... como esto siga así a mediados de Abril pondré una por semana. Menos mal que algunos seguís fieles a comentar y visitar.

    Carmen, esos campos son de ese oasis entre los dos páramos entre los que estamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pues si que como bien dices, es difícil que se queden tranquilas cuando un extraño se acerca. Pero supiste convencerlas muy bien de que no las ibas a hacer nada, te ha quedado muy bonita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Gracias K@miz. Yo creo que fui lo suficientemente silencioso para que, hasta el último momento, no se empezaran a inquietar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Es muy bella esta toma Juan Carlos, muy limpia y sencilla, de eso se trata, de mostrar como son las cosas desde tu mundo y tu visión tan personal, de lo que para muchos es la belleza...... al medio ambiente y sus componentes, sin duda una muy bonita fotografía.

    Un abrazo y cuidate amigo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Bird. Quizá nos venga bien una escena así para calmar ánimos, quizá sea demasiado bucólica, pero necesitamos calma en estos tiempos que vivimos para pensar como salir, con bien, de todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar