martes, 5 de febrero de 2013

La Mangailla (I)

Os presento la Cascada de la Mangailla. Un lugar que en invierno es espectacular, una veces helado y otras, como en esta ocasión, con el agua cayendo con fuerza desde lo alto. Le voy a dedicar esta y dos entradas más. En esta primera la veis tal cual. En las dos siguientes serán dos experimentos de agua sedosa.

Si, además, queréis verla helada, os la enseñé ya el año pasado en estas entradas:
Burbujas
Detalles en la cascada
Cascada escondida

13 comentarios :

  1. Pero fría debe caer un rato, es un bello paraje Juan Carlos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Parece que el agua baja con fuerza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El sitio es espectacular, me gusta mucho desde luego por la naturaleza que envuelve ese entorno, he visto las fotos de agua helada que comentas y no veas que caña, el frio que tiene que hacer para que quede en ese estado, son francamente curiosas y muy atractivas para fotografíar.

    Un abrazo Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias.

    Ángel, estaba fría, seguro, mis pies lo notaron... porque es casi imposible entrar ahí sin meter el pie en algún momento.

    Henar, pues sí, tu lo sabes también muy bien.

    Bird, estoy esperando a que haga una semanita de frío serrano para volver a subir y a ver si hay hielo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buena toma de este bonito y relajante lugar. Estupendas tonalidades.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. Coincidimos con el tema del agua en nuestras entradas, Juan Carlos, bonita cascada, no he tenido la oportunidad de verla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias.

    Ramón, relajante y a la vez impresionante. Es uno de esos lugares escondidos que no todoel mundo conoce.

    Jesús, está fácil de encontrar y si no sabes donde es y quieres ir, mándame un e-mail.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Juan Carlos, me gustan estos lugares únicos, que nos muestras. Las cascadas son otra de mis debilidades.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias Abi. Son sitios que quizá no conoce mucha gente, que a veces no están accesibles, no es el caso, pero que siempre son dignos de ver y fotografiar. Además de esta entrada hay otras dos más a continuación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A mí el agua me gusta más a sí, corriendo, hay mucha afición a sedarla y este espectáculo siempre es único:))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Laura. Cada una tiene lo suyo. Esta, congelarla en el aire, nos enseñe la espectacularidad. La seda en cambio tiene un toque más "misterioso", por llamarlo de alguna manera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muito, muito bonita esta imagem... dá uma sensação de frescor...

    Beijos e flores.

    ResponderEliminar