Este blog está inactivo. Puedes seguir visitando entradas anteriores y comentando. Continúo en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces justo debajo).

viernes, 27 de octubre de 2017

Época de calbotes (-2)



2 comentarios :

  1. Y qué ricos que son. Las calbotadas son para mi recuerdos de infancia hasta el punto de que ahora, cuando veo algún vendedor/a de castañas asadas no puedo sustraerme a la tentación de comprar un cucurucho; pero nada que ver.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Dan ganas de que caigan los erizos y aplastarlos para coger el fruto. A mí no me gustan las castañas ni los calbotes, pero reconozco que me encanta recogerlas del suelo. Es divertido... algo así como encontrar un tesoro.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Dado que el blog está inactivo todos los comentarios tienen moderación previa para evitar el spam, pero no te preocupes, si el tuyo es un comentario "normal" saldrá publicado.