A partir del 9-11-2017 este blog quedará inactivo aunque puedes seguir visitando entradas anteriores. Puedes seguirme en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces más abajo).

viernes, 13 de junio de 2008

La prueba de un abandono

Las fotos están realizadas en 2.008, concretamente hace un par de semanas. El lugar es la línea ferrea Palazuelo (hoy Monfragüe)-Astorga en su tramo Salamanca-Plasencia, cerrado para pasajeros el 1 de enero de 1.985. Se cerró, al parecer, porque no era rentable. ¿Por qué no era rentable? Pues porque no creo que en ningún lugar del tramo los trenes pudieran pasar de 60 km/h y no por construcción de estos o de las unidades que arrastraban detrás. Así la gente, evidentemente, prefería el coche o el autobús.

Nos han prometido montones de veces su reapertura aunque, todo hay que reconocerlo, la última promesa, vía Plan del Oeste, era la más realista pues sin asegurar nada ya anunciaba que habría que variar el trazado y modernizar toda la línea.

Y es que es evidente. Los trenes actuales no pueden pasar por vías que fueron construidas por Altos Hornos de Vizcaya en 1.929 en un trazado realizado en la última década del siglo XIX. Pero es que ni los actuales ni los que circulaban en los años 80. Si durante los treinta años anteriores a su cierre se hubiera prestado atención a un mantenimiento y modernización adecuados... ¿se habría cerrado?

Las fotos, con la grabación del año de fundición en los raíles, son elocuentes. La pieza más antigua de 1.928, la más moderna de 1.934. Encontré un par de piezas pequeñas, en una curva que quizá ya no aguantaba más, que eran más recientes (1.978) posiblemente colocadas en una pequeña remodelación realizada en los años 80 cuando ya estaba cerrada para pasajeros y solo circulaban mercancías. Quizá el que fuera de ese año es porque la desmontaron de otra para ponerla en esta unos diez años después. Pero fue la escasísima excepción que confirma la regla.

A principios de los 90 fue cerrada incluso para mercancías justo después de un accidente en el que descarriló un enorme tren de mercancías a la salida del túnel que atraviesa Béjar por debajo. ¿Ya no era segura la vía? Viendo estos ejemplos tampoco me extraña.

8 comentarios :

  1. Impresionante historia la que nos presentas, muy bien documentada y además con unas muy buenas ilustraciones fotograficas. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mingo. Si supieras las mercancías que circulaban por aquí entre el 85 y el cierre total con una vía de estas... Para eso si fue rentable hasta que se produjo aquel descarrilamiento.

    ResponderEliminar
  3. Que lastima que esos recorridos lleguen a desaparecer, a mi me da pena cuando veo vias abandonadas, siento que ellas en su momento fueron utiles y que ahora son sustituidas por coches y autovias, lo que significa un destrozo a la naturaleza.
    Buenas fotografias juan carlos, un buen documento.

    ResponderEliminar
  4. No ya solo las vías abandonadas, los postes antiguos por donde iba los cables del telégrafo, la maleza que invade las vías y que hay veces que no te deja ni avanzar. Gracias Mª Teresa.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesantes los datos que nos ofreces. Efectivamente, se cerraron en la fase de la recorversion industrial; cuando la economía española tenía que empezar a asumir abiertamente las leyes de una economía liberal y no subvencionada. Pero en los raíles está escrita una rentabilidad que probablemnte nunca revertió en la misma medida en esos territorios. Me refiero a Altos Hornos de Vizcaya, empresa que en las primeras décadas del XX, al amparo de una politica estatal proteccionista, con concesiones en astilleros nacionales y en la renovacion de la vía ferrea propició el despegue industrial y en consecuencia económico del País Vasco. Si en la historia hubiera algo de justicia, este tránsito entre los debes y los haberes habría que contemplarlos.

    Buen trabajo, Juan carlos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Nome. Cuando pase el verano, como supongo que seguiré teniendo mucho tiempo libre y la maleza que las invade ya habrá decrecido tengo pensado hacer un reportaje más amplio de las estaciones y algunos tramos de vía. Es una pena ver el abandono pero nos indica el esfuerzo desaprovechado de muchos hombres que trabajaron en la línea para que fuera una realidad y funcionara durante algo más de 90 años.

    ResponderEliminar
  7. yo tb me uno a las gracias por contarnos estas "otras" historias, creo que era unamuno el de las intrahistorias pero no estoy muy seguro y puede que meta la pata hasta el fondo, en fin documentaste muy bien esta serie de fotos de la que me quedo con la segunda

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ripley, la verdad es que viví aquellos años del cierre de cerca y siempre me ha gustado todo lo que rodea al ferrocarril.

    ResponderEliminar