domingo, 6 de julio de 2008

La belleza de los cardos

Nota: Antes de nada pedir perdón a los comentaristas de esta entrada pues, hacía más de tres meses que no me pasaba, he metido la pata y he borrado la entrada sin querer. Así que empezamos esta entrada de cero (menos mal que no ha sido todo el blog como la última vez). Las felicitaciones no las olvido, quedan archivadas en nuestra memoria que es donde mejor están.

Es lo que abunda en el suelo ahora en un paseo mañanero por los alrededores de la ciudad. Hierba seca y cardos. Pero también su belleza aunque haya quien no quiera verla. La técnica fotográfica se va depurando cada día mejor.

Si en vez de al suelo miramos a media altura veremos los castaños comenzando a estar en flor. Pero eso lo dejamos para otro día.

4 comentarios :

  1. Bonitos detalles amigo los verdes de estos tiempos son tan buenos como los de primavera.
    Unos abrazos

    ResponderEliminar
  2. Lo que pasa es que estos verdes pinchan que no veas y más si vas con chanclas.

    Un abrazo.

    Añado, para los demás, lo que ya dije esta mañana. Siento el desastre pero ha sido solo la entrada... ¡¡¡menos mal!!! y se han perdido, por lo tanto los 6 ó 7 comentarios que había. Perdonad.

    ResponderEliminar
  3. ...hasta un cardo puede ser hermoso...y que hermoso puede ser un cardo...verdad juan carlos?...un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. La belleza se puede encontrar donde menos la espera uno, incluso escondida bajo la aparente amenaza de los pinchos de un cardo.

    ResponderEliminar