Este blog está inactivo. Puedes seguir visitando entradas anteriores y comentando. Continúo en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces justo debajo).

miércoles, 15 de abril de 2009

El príncipe

¿Alguna se atreve a darle un beso a ver qué pasa?

32 comentarios :

  1. Voy a dejar del lado el problema personal que tengo con los sapitos (me dan mucha impresion :( ) y voy a decir que esta es una fotografia genial! :D

    Saludos!

    Sach.

    ResponderEliminar
  2. foto de naturaleza de primera!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Qué precioso primer plano! La naturaleza es sabia y pone la vida y los colores justo en el sitio adecuado (en este caso, delante de ti) para que podamos disfrutar de ella.
    Es acaso el principe de mis sueños? jeje Te doy el encargo de darle mi beso, aunque dile que conserve el verde, quiero que sea especial y no azul como el de todos los cuentos.

    p.d. Ayer te comenté en la foto anterior, no sé porque extraña razón no quedó publicado. Te decía algo así, como que me he propuesto recuperar el tiempo perdido y me recorrí todas las fotos que tenía por ver. Eso me ha hecho reconfirmar tu visión de la vida, de las cosas y detalles imperceptibles para otros ojos. ME FUE MUY BIEN ESTE PASEO.
    Espero, aunque poco a poco,recuperarme como ese pueblo recuperó su plaza mayor y estar pronto al cien por cien.
    Besos y abrazos (estos para ti) y perdona todo este rollo.

    ResponderEliminar
  5. jajaja que buen título y que buena foto, solo añadir que yo es que como soy un extraño especímen heterosexual, de esos que a lo que se ve cada vez quedamos menos, voy a pasar de besar al principe. no obstante la foto me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  6. j'adore les grenouilles et malheureusement chez nous, on n'en voit plus beaucoup...

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Qué salao el sapín!! En un principio, cuando ves la fotografía de golpe, ni se le ve. Es al segundo golpe de vista cuando te das cuenta de la presencia del Príncipe Verde (ya le bauticé, aunque a lo mejor se llama Gustavo, jajaj)
    Bueno, hoy no hago mas que decir y escribir tonterías...
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias.

    Espectadora, que alegría volverte a leer y a ver tus entradas. No sé si será tu principe verde pero a saber donde encontrarle ahora. Yo no le vi en principio, las mujeres tenéis una vista más aguda, así que avisado de su presencia le hice todo un "book". Me alegro de que recuperes el ritmo perdido con los ánimos bien arriba y de que mi blog haya servido para subirlos.

    Ripley, el título me vino enseguida en cuanto pensé en poner la foto.

    Lucette, es difícil verlos también aquí.

    Carmen, menos mal que le quité color al resto de la foto... por eso lo hice, sino ni se le ve. Se saben camuflar muy bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Para que besarle si así está perfecto? no vaya a ser que lo que en principio nos deslumbra luego nos decepciona... no, mejor así que está guapísimo ;-). Preciosa imagen, me imagino que te resultó difícil encontrarlo porque entre el verdor y que suelen ser bastante pequeñitos... Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Junkal. Fue pura casualidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que buena toma, me gusta es especial como ha quedado el ojo. Yo tampoco me atrevo a besarle...

    ResponderEliminar
  12. Gracias. La autoría debería ser compartida porque el sapo no fuí yo quien lo vió y la idea del desaturado parcial en vez de dejar el resto de la foto en B/N tampoco fue mía. Así que lo compartimos ¿vale?

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Que lista espectadora... "dale el beso por mí"... jajajaja esto... si es princesa me lo dices tambien, ehhh... (por eso de que no se reconocer si es sapo o rana...)jajaja
    La foto buena... ;)

    ResponderEliminar
  14. Yo como que no le dare el beso.Jejeje
    La foto te quedo genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias.

    MGA, no sé si princesa o príncipe, yo tampoco sé fisiología de los batracios.

    Mª Ángeles, vaya... a que al final nadie le va a dar el beso y resulta que se va a quedar sin ser príncipe...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta el título, muy apropiado y divertido, buen detalle .....

    Tiene un color bien peculiar, bien visto Amigo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Pues yo, si estuviera garantizado que se convirtiera en un príncipe azul, le daba un besazo sin pensármelo. Pero entre que los príncipes azules siempre acaban saliendo rana, y que una servidora hace años que dejó de soñar con que las historias de los cuentos se hagan realidad...dejaremos la ranita como está, que te ha quedado perfecta y seguro que no fue fácil de ver entre tanto verde.

    Ayy, JC, qué depre más tonta llevo encima.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Joer, ahora la acabo de ver en grande, qué nitidez tan buena!!
    FELICIDADES!!

    ResponderEliminar
  19. Fantástica foto!. Espero que, si alguien se decide, nos cuente qué pasó después del beso. :)

    ResponderEliminar
  20. Gracias...

    William, es que encontrar una rana tan dispuesta es francamente difícil.

    Mariluz, ¡¡fuera la depre!! La rana yo ni la vi... fue mi mujer. Pero se estuvo tan quietecita que no hubo problemas para hacerle seis o siete fotos.

    Javier, pues de momento nadie la quiere besar... esperaremos a ver que pasa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Pues ya ves, yo se lo daría :)
    Verde en el verde, esmeraldas... llena de semillitas y tranquila... pillada infraganti, fenomenal!
    Me encanta oír cantar a las ranas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Bueno Haideé, pues nada, traspasa la pantalla y dáselo. Ya nos contarás si se produce algo extraordinario. Tranquila si que estaba, demasiado... se dejó hacer fotos sin problemas. Si hubiera sabido de su tranquilidad la hubiera fotografiado más de cerca aún.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Por que no...?
    Al menos de este lado del charco conozco a varios "príncipes" que se transformaron en sapos, ranas, así que tal vez, funcione mejor a la inversa...

    La imagen es encantadora!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Maravilla natural.

    ResponderEliminar
  25. Gracias.

    DG, no sabía yo que funcionaba como tu dices... otra que se atreve. Ya nos contaréis.

    Mge, la naturaleza tiene muchas maravillas que descubrir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué buena!
    Es fantástico como combinan los colores para camuflarse en la naturaleza.
    Muy bien pillada.
    Y es que, cuando menos lo espera uno, salta la...rana!
    Creo que nos vas a tener que poner un primerísimo plano, para que nos decidamos a besar al bichillo, jajajajaja :D ;)

    ResponderEliminar
  27. Curiosamente yo tengo un cuento de dos líneas en mi blog, que habla de un príncipe convertido en rana y de besos.
    Preciosa fotografía, ¡Lástima no haberla tenido en aquel momento!
    bss

    ResponderEliminar
  28. Gracias.

    Mayte, se siente pero... cualquiera se paraba a cambiar el 18-55 por el 55-200... podía largarse. Esto es lo más cerca que la enfoqué.

    Marina, como andaré de despistado que no he visto ese cuento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Pues yo le daria un bico, lo que pasa es que no me apetecia un principe, preferia un motero que mola mas.

    Que bien la pillaste eh? y que verrrde camufleje, sabia naturaleza, pero a ti no se te ha escapado ;)

    ResponderEliminar
  30. Gracias Merce. Quien sabe, a lo mejor es un príncipe motero... ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Con la mirada en cualquier parte

    Lo prometo (que jurar es pecado). Yo lo hice una vez y ahora tengo una princesa en casa.

    ...saludos.
    ____________________________
    CR & LMA.
    ____________________________

    ResponderEliminar
  32. Hay veces que hay que arriesgarse... y al hacerlo conseguiste a tu princesa.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Dado que el blog está inactivo todos los comentarios tienen moderación previa para evitar el spam, pero no te preocupes, si el tuyo es un comentario "normal" saldrá publicado.