viernes, 4 de septiembre de 2009

El camino hacia la laguna

En el camino hacia la Laguna del Duque, aparte de asombrarnos por donde debíamos subir, nos encontramos con estos preciosos cardos.

14 comentarios :

  1. Con este camino, dan ganas de regresar al coche,espero que la vista engañe y fuese facil caminar por el.

    como una planta tan fea pueden dar fotos tan bonitas.

    Dos fotos preciosas.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bárbaro Juan Carlos! Estás hecho un explorador intrepido, vaya subida, y encima si te caes en los cardos, ni te cuento.

    ResponderEliminar
  3. Gracias.

    Mª Ángeles, claro que engaña; recorrido corto y rápido y solo un par de pasos mínimamente comprometidos, pero mínimamente. Eso en verano, claro. Con hielo y nieve hay que escoger otro camino.

    Kiko, lo que le digo a Mª Ángeles, sin problemas para subir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hace algunos años que no voy por allí, pero recuerdo que en verano es muy típico que haya tormentas por la tarde que te aguan el baño en la laguna (eso si uno se atreve, porque el agua está recién salida del congelador)

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, si tu lo dices, será fácil acceder pero, al verlo, da ciertos sudores pensar en la subida.

    Entiendo que ese conducto que se ve a la izquierda servirá para llevar agua a algún sitio.

    Los cardos un poco saturados, pero con un colorido precioso.

    Un abrazo, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  6. pues yo con lo de los cardos en fin no veo una planta pero cuando tienen flor, respecto a la subida me pasa como a Jota,uff menos mal que arriba esta el lago, un saluddo

    ResponderEliminar
  7. Por lo que veo la subidita se las trae... leches! para llegar con la lengua fuera.

    Será un cardo, pero de la forma en que lo fotografiaste parece totalmente inofensivo. Me encantan esos fondos desenfocados.

    :) saludiños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  8. Gracias.

    Carmen, ese día ni tormentas ni siquiera nubes, Sol, Sol y Sol. Y lo de bañarse... yo no me atreví.

    Jota, es sencillo cuando no hay nieve ni hielo, de verdad. Y el cardo está sobresaturado aposta, sino quedaba muy apagado. El conducto va desde la laguna y su presa hasta una central eléctrica.

    Antonio, sudar se suda para llegar pero en 45 minutos estás arriba.

    Merce, repito una vez más... es la subida más sencilla del mundo sin nieve. El cardo era muy raro y con esos colores no había yo visto nunca uno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Una pequeña escalada por lo que puedo apreciar, mejor, más entretenido :)

    Así vistos parecen tan inofensivos... y tan bonitos...

    Ya veo que no paráis de hacer excursiones :)

    Gracias:)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias Haideé. Por fin alguien que habla de pequeña escalada, que no se asusta ante el muro de piedra jejejejeje.

    Ahora es época de menos excursiones, aunque por las fotos parezca lo contrario, la mejor época el otoño y la primavera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Juan Carlos, cuidado que son bonitas las flores de los cardos y tu le has sacado una sinfonia de colores.

    En cuanto a la subida te creo, que seguro que no es tanto como parece, que esto pasa mucho por ahí, que parece dificil y luego es más, jajajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias Abi.

    Me gustaron los cardos por esa sinfonía de colores tan distintos y tan intensos.

    Sobre la subida... no... de verdad... esta tirada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. la palabra cardo se asocia siempre a algo feo, con tu foto nos demuestras que no es verdad.
    La otra foto tambien me gusta mucho, el lugar es precioso.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Toni. Efectivamente hay cardos bonitos aunque, eso sí, pinchan igual.

    Saludos.

    ResponderEliminar