sábado, 10 de octubre de 2009

Día y noche en el Lago de Sanabria

Aunque la imagen diurna es preciosa no pude resistir volver de noche y hacer un par de fotos más.

24 comentarios :

  1. La noche suele ser complicada, pero lo resuelves muy bien. El lugar... de sueño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Preciosas imágenes de un precioso y luciente lago. Esencialidad de la naturaleza, inspiración de poetas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. bonito anochecer... bonita secuencia

    ResponderEliminar
  4. Buena y colorida noche. Transmite tranquilidad
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos. Sabía que las nocturnas os iban a gustar, el cielo estaba de lujo para no parar de hacer fotos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De la tarde a la noche, de la luz a la oscuridad... Geniales las fotos...

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Hiperión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A ver, voy una por una.
    La primera está bien, pero al no haber nubes, ni elementos en el agua, resulta un poco sosa, no llama la atención por nada, es una foto que cualquiera podría hacer. Aunque al Lago de Sanabria se le puede sacar mucho más partido. Pero el cielo no acompañaba.
    La segunda y la tercera ya no las puede hacer cualquiera, así que esas sí que destacan. La segunda por el color morado y las siluetas a contraluz. Y la tercera, por el buen uso del flash para iluminar el suelo y la roca, lo que, según mi punto de vista, la hace muy atractiva.
    Así que las nocturnas, muy bien!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. pues yo iba a decir todo lo contrario, joé lo que hacen el saber y el no tener ni idea de como mirar una fotos. abrazos

    ResponderEliminar
  10. A ver. Yo también quiero dar mi opinión.

    De las tres, la que más me gusta es la tercera aunque, siempre en mi opinión, a las dos nocturnas les falta un poquitín más de exposición.

    La primera, es preciosa y perfectamente ejecutada pero, como dice Mariluz, la ausencia de nubes y, sobre todo, la falta de algún elemento en primer plano que otorgue profundidad al paisaje, la convierte en una imagen muy plana.

    Un abrazo, Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias.

    Mariluz, cierto, el cielo no acompañaba y tampoco he conseguido destacar como hubiera querido el amarillo y ocre que se empezaba ya a ver ¡¡a principios de Septiembre!! Sobre las nocturnas, la última no tiene flash sino una linterna que estuvo encendida más o menos la mitad del tiempo de exposición. La hice después de la otra al darme cuenta de que estaba allí la piedra y que quedaba una sombra inexplicable en medio del agua.

    Ripley, nada hombre, cada cual tiene su opinión y si te gusta más la diurna lo puedes decir...

    Jota, si hubiera expuesto más tiempo el cielo hubiera salido ya casi como de día, sobre todo en la primera nocturna. Es más, estuve probando varias exposiciones y esta fue la que más me gustó. La segunda, como era totalmente experimental sin tener ni idea de lo que iba a salir, quedó distinto el cielo como se puede ver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ah, pues muy buena idea eso del uso de la linterna, no se me había ocurrido. Me gusta mucho el resultado.
    Y en cuanto a la exposición, has hecho lo correcto, hacer varias pruebas con diferentes tiempos y quedarte con la que más te convenza.
    Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Mariluz. A menos que la foto sea imposible de repetir, y más en las nocturnas, hago más de una.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La secuencia es fantástica. Cada una refleja un estado, una luz, unos colores diferentes, y todo en el mismo lugar. La primera me imagino que es una toma de contacto, el modelo a partir del cual se desarrollan las siguientes. No podemos saber lo que se esconde tras la oscuridad sin haberlo vislumbrado antes a plena luz del día. La segunda es la representación de la oscuridad por entero, del lago apenas sugerido por la luz de la luna. La tercera hace que la panorámica se humanice, iluminando las zonas más próximas a nosotros.

    Me gustan, Juan Carlos. Muy buena idea. Saludos

    ResponderEliminar
  15. Gracias Carmen. La primera, efectivamente, la hice la primera vez que nos asomamos al lago, el primer día, la primera tarde. Le vi posibilidades nocturnas y como estábamos al lado volvimos por la noche y salió lo que os he enseñado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Valió la pena que volvieras de noche. La dos nocturnas tienen fuerza.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Araceli. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. me gusta mucho la segunda. muy buena. le has sacado partido al volver de noche

    ResponderEliminar
  19. Gracias Ricardo. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Me parece estupenda la idea de iluminar con una linterna las piedras, Juan Carlos.

    Yo me estoy preparando para comenzar a hacer nocturnas que, efectivamente, son difíciles de dominar, pero creo que experimentando, algo bueno sacaremos, digo yo.

    Si estás interesado en este tipo de fotografía y pintar con luz por la noche, hay un foro donde podrás ver maravillas y tutoriales. Eso sí, te tienes que registrar porque si no, no ves casi nada.

    Te dejo el enlace:

    http://noctambulos.org/portal/

    Si ya lo conoces, entonces me callo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Jota.

    No es que me guste especialmente hacer nocturnas pero aquí vi la ocasión. Lo de pintar con luz... bueno... como experiencia... pero tampoco es que me atraiga. Gracias por el enlace, no lo conocía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Como tu bien dices, la diurna es preciosa, pero yo me voy a quedar con las dos nocturnas, el mismo lugar, distinto efecto. A mi me encantan las nocturnas.

    ResponderEliminar
  23. Yo también voto por las nocturnas.
    Especialmente la segunda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Gracias Xibeliuss. Saludos.

    ResponderEliminar