A partir del 9-11-2017 este blog quedará inactivo aunque puedes seguir visitando entradas anteriores. Puedes seguirme en Google+, Instagram, 500px o Twitter (ver enlaces más abajo).

lunes, 8 de junio de 2009

En peligro de extinción

Todavía quedan algunos pero escasos, ya no tienen la función que tenían, los han sustituido las máquinas.

28 comentarios :

  1. Los borriquillos son unos animales que siempre me han despertado una ternura infinita. No sé si por la mirada que tienen, el aspecto... por el "burrito blanco", el de las sábanas ;) o Platero, el de Platero y yo.
    El caso es que son unos animales que me gustan un montón.
    Muy buen retrato le has sacado, Juan Carlos! ¡Felicidades!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Buena foto Juan Carlos guardala para el recuerdo,que ya quedan muy pocos,y padre tambien tiene otra para el recuerdo una yegua percherona que tanpoco quedan muchas,saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hoy dia tienen una vida mas tranquila, pero algunos estan muy descuidados.
    Muy buena foto, guardala como un tesoro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias.

    Mayte, yo en cuanto los veo me traen recuerdos de la niñez cuando todavía había quien repartía sus mercancías en burro. En cuanto veo uno, si llevo la cámara encima, lo dejo inmortalizado.

    Pizarro, es difícil verlos sí, aunque el día que se la hice a este, quizá porque era un entorno rural, vimos más de uno.

    Mª Ángeles, tan tranquila que parecen más domesticados de lo que están.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. De hecho, está prohibidísimo capar a los machos, como se hacía antes. Yo conozco algún enamorado de los burros, que tienen algún ejemplar en su parcela sólo para tenerlo alimentado y a su vista. Si yo tuviera terreno lo mismo me lo planteaba también, porque un burro es un animal de lo más bello. Por Huelva no extraño ver cómo el noventa por ciento de los burros se llaman platero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muy tierna imagen, Juan Carlos.

    Estoy seguro que Juan Ramón Jiménez estaría feliz si pudiera ver tu foto y, con toda seguridad escribiría otra "Elegía andaluza".

    Gracias por compartir con nosotros este tipo de imágenes que nos alegran la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias.

    Andrés lo cierto es que los que vimos estaban en terreno público, el camino y sus aledaños y solamente atados con una cadena. Uno de ellos tenía ganas de acompañarnos... hasta que la cadena, larguísima, tiró de él.

    José Luis, esta sería más bien una "elegía leonesa" pues estábamos en territorio del antiguo reino de León, al oeste de la calzada romana de La Plata que pasa muy cerca. Me alegro de que disfrutes con las fotos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y mira que me gustan. Me atrae la mirada triste-dulzona que siempre tienen, su pelaje y su tamaño. Me gusta el color que tiene la fotografía, el verde contrastando con el blanco del pequeñajo! un abrazo artista!

    ResponderEliminar
  9. mejor pastando en el campo que tirando de cualquier arado, no creo que el progreso les haya hecho ningun mal. Si quedan pocos habrá que poner manos a la obra para recuperar su numero porque es verdad que es un animal con un caracter y una presencia especiales. la foto muy bien

    ResponderEliminar
  10. Dices que no se te dan los retratos, pues este te ha quedado muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias.

    José María, a mi me encanta verlos también con esa mirada. Lo cierto es que la foto hubo que hacerla a gusto del protagonista y con el fondo que el quisiera, ¡faltaría más!

    Ripley, el progreso les ha hecho el mal de que ya no son necesarios y salvo que alguien se preocupe porque no desaparezcan, les acabará pasando.

    Henar, a ver si de una vez los de seres humanos me quedan igual de bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué guapo! con flequillito y todo ;-)... lo que ya te han dicho, uno de los animales más bellos que hay... menos mal que intentan poner remedio para que el progreso no los extinga porque sería una pena. De txiki tuve un burrito de peluche y no veas cómo acabó el lomo! vamos que era casi de tamaño natural y yo pues... ¡al galope! jajaja. Preciosa imagen Juan Carlos, muy tierna. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Junkal. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Yo no encuentro ninguno para afotarlo, me gustaria para enseñarle a mis nietos algo que seguro tendran que ver casi en un zoologico.
    ¿Tienes alguna de cerca o no se dejo?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Pobrecillo, creo que se da cuenta de su condición y te pone una carilla de triste, mirando al obejtivo...

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Cuando comencé en este mundillo de los blogs, seguro que lo recuerdas bien, y le tenía un poco de miedo a todo esto, escogí como imagen un burrito tan saludable como éste.

    ResponderEliminar
  17. Y que lo digas, realmente si no ponemos los medios adecuados, los perderemos, una gran captura Juan Carlos. Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Gracias.

    José, tendría que mirar a ver si tengo alguna otra pero creo que a menor distancia no ya que tenía la cadena una poco larga y no quería que se molestase...

    Carmen, no sé si será porque están todos igual pero burro que me cruzo burro que tiene la misma cara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Huy... que estábamos tres escribiendo al mismo tiempo...

    Andrés, pues recuerdo lo del burro pero no recuerdo la foto. Entraré a mirarla de nuevo.

    Mingo, ya es difícil encontrarlos, al menos por aquí. Eso sí, ya empiezan a estar en los zoológicos.

    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  20. Acabo de recordar, Juan Carlos, al lechero de mi pueblo, repartiendo con una calesa verde la leche, en grandes cantaros, de esos metalicos, y tirados por un burro... pero de eso hace, mucho mucho tiempo y estaba guardado en mi memoria...

    hay que cuidar los que quedan no?
    Buen retrato...

    ResponderEliminar
  21. Precioso ejemplar con todo que nos han ayudado para desarrollarnos, gracias por quererloss
    saludos

    ResponderEliminar
  22. Gracias.

    Manuel, por aquí yo recuerdo al del pan, además familiar mío, con una cesta a cada lado del borrico. Sí, hay que cuidarlos.

    TCR, nos han ayudado mucho pero habrá que buscar alguna manera de que no acaben como ejemplares de museo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Ojo ojo, no me digas que es tuyo?
    Efectivamente cada vez se ven menos, pero este está bien cuidado y vive en una hierba muy verdecita o estaba ahí para la foto? jaja

    ResponderEliminar
  24. Que desconfiado... no, no es mío y tampoco se me parece ;) y no estaba ahí para hacerse la foto, le pillamos infraganti.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Pues si que se ven pocos, y a mi que siempre me parecieron dociles. Me gusta mucho el look que tiene jajaja es precioso. Desde luego sabe que le estas haciendo una foto. Muy bien retratado, si señor :)

    Sería una pena que se perdiera la especie, si en pleno siglo XXI no somos capaces de recuperarla es que manda narices...

    Saludiños

    ResponderEliminar
  26. Gracias Merce. Esperemos que se pueda recuperar pero también hay que saber que ahora todo lo miden en términos de rendimientos económicos y utilidades... ainsss.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Lindo animal!
    Saludos

    ResponderEliminar